La distribución existente del piso plantea una reflexión sobre los cambios que ha sufrido nuestra sociedad, el tamaño de las familias y las necesidades (y prioridades) de las mismas. Para dar respuesta a dichos esquemas el piso se plantea como una vivienda de gran superficie muy compartimentada. Se confían las circulaciones a largos y estrecho pasillos que dan acceso a multitud de pequeñas estancias. 

La zona de día se encuentra en la considerada zona “noble” dando frente a la calle de acceso a la que se vuelca toda la vivienda, ignorando las espectaculares vistas de la ría de Vigo. Las dos generosas terrazas surgen del retranqueo de la fachada en la última planta del edificio.

Aunque la primera pretensión sería proponer una actuación sencilla en la que se ampliaran y reubicaran los espacios manteniendo una vivienda, las grandes dimensiones del inmueble, su configuración exenta y rectangular y las dos terrazas plantean la posibilidad de la división en 2 viviendas.

Se proyectan dos viviendas de 1 dormitorio y 3 dormitorios, que se ajustan a las necesidades espaciales actuales. Las dos viviendas resultantes cumplen todos los requisitos exigidos por la normativa vigente actual. Para dar acceso a las viviendas se genera un espacio intermedio, que permite así accesos diferenciados para las dos viviendas. La vivienda de 1 dormitorio se sitúa en la cara sur, dando frente a la Calle de acceso y la de 3 dormitorios se sitúa en la zona norte.